En las ondas para evangelizar

12
Por Juan Manuel Ramos
Comencemos por el principio. Una tarde, mi madre
llegó de trabajar y se me acercó con una sonrisa en la cara y me anunció que su
jefe estaba preparando un programa de radio en el que yo podría colaborar. De
forma casi instantánea me sumé a la iniciativa, ni que decir tiene que estaba
muy excitado. Me dijeron la fecha en la que debía asistir a una reunión inicial
de contacto.
Yo me sumé al proyecto porque quería hacer una
sección de apología para jóvenes de mi edad, porque sé por experiencia, que a
mi edad se reciben muchos ataques y es el tiempo en el que somos más
vulnerables a estos. Hay que tener mucho cuidado con la gente y con todo el
entorno que te rodea, sobre todo por la televisión, publicidad y otros medios
de comunicación y no digamos en el instituto y los amigos. Esta fue mi
principal motivación para unirme al equipo de redacción que se formó en este
momento. Tras contar mis intenciones me asignaron el puesto de jefe de la
tertulia.
Yo me he interesado
tanto por la apologética porque de hecho, como dije arriba, fui atacado. Estuve
buscando argumentos o cualquier cosa que me devolviese la fe en Dios. También
oraba. Hasta que el Señor puso en mi camino a un hombre que era uno de los
mayores apologetas del mundo. Su nombre es William Lane Craig. Le estuve
escuchando todo este verano y aprendiendo de él. De hecho, ha debatido con dos
de los que se les conoce como “Los cuatro jinetes del ateísmo” (Christopher
Hitchens y Sam Harris) y, digámoslo sin tapujos, los destrozó. También le ha
propuesto a Richard Dawkins debatir con él más de doce veces y, Dawkins,
cobardemente, rechazó todas las invitaciones diciendo: “No debatiré con alguien
que es inferior a un obispo”, cuando después debatió con un bio-químico, con un
ingeniero etc.
Pero volviendo a nuestro programa de Radio, os doy
algunos datos. El programa forma parte de la programación infantil de Radio
María, que se llama ‘La hora feliz’. Nuestro programa se emite todos los jueves
y está dirigido a los niños de primaria y de primero de la ESO. Decidimos que
había muchos programas para niños pequeños, pero que no había tantos para niños
mayores. Y que estos necesitaban algo que les ayudase a crecer en su fe. Por
eso está enfocado para enseñar valores cristianos a los niños de esta edad y
analizar temas de actualidad. En el primer programa, que fue en directo, hemos
hablado de temas como los valores de los deportes, de la ecología y de la
crisis de los refugiados.
El primer programa me resultó muy novedoso. Nunca
había estado en un estudio de verdad y mucho menos con un equipo casi
profesional. En el equipo hay personas muy aptas y experimentadas. Tenemos
varios periodistas, como la que dirige el programa, Paloma Martín-Esperanza. Y
profesores, y alumnos, y un equipazo técnico.

Concluyendo, tiene pinta de que va salir muy bien
este proyecto y que será muy entretenido y vamos a aprender mucho.