Hora de los laicos

19
Portada del libro Hora de los laicos
Portada del libro Hora de los laicos

A partir de la labor realizada por el P. Tomás Morales, respondiendo a una inspiración providencial en consonancia con la llamada universal a la santidad realizada por el Concilio Vaticano II, y en torno al instituto secular Cruzados de Santa María, se ha ido configurando un movimiento juvenil —la Milicia de Santa María— y un movimiento de familias y miembros colaboradores —el Movimiento de Santa María—, que buscan promover la santificación del laicado en el mundo, y la cristianización de las realidades temporales.

El Movimiento de Santa María pretende prolongar el misterio de la Encarnación en el mundo, actuando como el fermento en la masa y reproduciendo, como contemplativos en la acción, el modelo de la Familia de Nazaret.

El carisma del Movimiento incluye un profundo sentido de comunión plena con la Iglesia y de servicio a ella, trabajando por la movilización del laicado como respuesta a la vocación universal a la santidad y al apostolado. Su espiritualidad, marcadamente laical, hunde sus raíces en la tradición ignaciana y carmelitana y discurre a través de trabajo y de la vida cotidiana, la formación y santificación de la juventud y de la familia. Profesa una devoción filial a la Virgen María, modelo de vida cristiana.

Este carisma puede reconocerse de manera magistral en Hora de los laicos. Obra redactada inicialmente por el siervo de Dios Tomás Morales SJ en el año 1984, constituye una vigorosa reflexión de carácter teórico-práctico sobre la vocación y misión de los laicos en la Iglesia. En realidad, el bautismo es el gran protagonista. El P. Morales la redactó en la plenitud de su vida (tenía 75 años).

La divide en cinco partes: La primera la titula «Un potencial inexplotado». Constituye una vibrante reflexión introductoria, redactada desde la realidad sociológico-eclesial de los años ochenta. Conserva hoy la misma actualidad —si no mayor— que cuando fue escrita.

Las partes segunda y tercera forman un todo de carácter doctrinal. Están dedicadas a fundamentar teológicamente la vocación del bautizado en la Iglesia, reivindicando su puesto de responsabilidad en la misma. Afirmado en la Sagrada Escritura y en el magisterio de la Iglesia, nos propone en la segunda parte, que titula «Tesoro escondido», la grandeza de la consagración bautismal. En la tercera —«Vida bautismal en el mundo»— establece un dibujo ilusionante de los horizontes evangelizadores que se abren a los bautizados que permanecen fieles a su vocación.

La parte cuarta, titulada «Entre los hombres» adquiere un eminente carácter práctico. En ella el autor ofrece desde su vocación de evangelizador, pistas y tareas concretas de cristianización del mundo (familia, amistad, cultura, trabajo, etc.) avalando su narración con anécdotas y vivencias que demuestran que es posible «cristianar» realidades temporales. Brilla en esas páginas su experiencia.

La parte quinta, titulada «Un gozo y una Madre», es la más entrañable. El autor retoma en ella las reflexiones que hizo al principio de su obra para lanzar al lector una exigente llamada a la responsabilidad apostólica, pero desde el amor a la Virgen.

Título: Hora de los laicos, 2ª ed.

Autor: Tomás Morales, SJ

Edita: Encuentro, Madrid, 2003.

412 págs.

Artículo anteriorNuestras primeras convivencias con el Grupo Santa María en Santiago de Aravalle
Artículo siguienteMis vivencias en el Movimiento de Santa María