La batalla de Salamina

13
La batalla de Salamina. Ilustración: Juan Francisco Miral
La batalla de Salamina. Ilustración: Juan Francisco Miral

La estrategia es la herramienta que permite intervenir en el futuro para amoldarlo a nuestras necesidades y aspiraciones.

—Jorge González Moore—

El estrecho de Salamina (Grecia), una franja de mar de unos cinco kilómetros que separa la península Ática de la isla de Salamina, fue el escenario de la batalla de Salamina, que se desarrolló en el año 480 antes de nuestra era.

En esta pequeña zona se efectuó una batalla de importantes consecuencias: el desarrollo de Grecia y la civilización occidental, en lugar de la eventual civilización persa.

Los persas tenían una importantísima flota que multiplicaba en número a la flota de la confederación griega, pero era un pueblo poco marinero y su flota estaba formada por una gran heterogeneidad de fuerzas, lenguas, ciudades y mandos.

Cada grupo de naves tenía intereses diferentes, diferentes mandos, diferentes tipos de naves, diferentes técnicas. Era como un conglomerado de intereses individuales.

Enfrente estaba la flota griega, más pequeña, pero homogénea, con naves muy parecidas, disciplina militar griega, perfecto conocimiento del mar y coherencia de mando: Temístocles, que unificaba todos los intereses de la federación griega, y que supo utilizar todos los recursos en sus manos para controlar la situación.

Esta batalla es uno de los más relevantes ejemplos de estrategia guerrera. En ella se utilizó el conocimiento del mar y del enemigo; por eso rememorar la batalla de Salamina, y tomarla como analogía, es una buena manera de entender lo que hoy puede aplicarse a cualquier gestión: conocimiento del terreno, habilidad para entender los movimientos de los demás y moverse en la dirección adecuada.

Para llevar a cabo una dirección estratégica eficaz en nuestras empresas: familias, amigos, negocios, etc., necesitamos claramente una visión elevada, amplia y profunda de la cuestión.

Una estrategia es un orden preconcebido para la consecución de un fin. Y un orden preconcebido significa un estudio maduro de lo que hemos de hacer y una sujeción a normas a las que hay que atenerse.

He llegado a una conclusión: la estrategia está relacionada con nuestra capacidad de contemplar todos los campos de batalla desde un punto de vista privilegiado: formación de los hombres, organización de las obras, y armonización y coordinación de unos y otras.

Esta es la parte más importante de la estrategia: saber contemplar en toda su extensión todos los elementos que la configuran, como supo hacer Temístocles en la batalla de Salamina.