Misión Perú 2018

8
Remodelando la capilla de unos de los hogares de CIRCA
Remodelando la capilla de unos de los hogares de CIRCA

Por Javier García Balbín

Queriendo imitar a la Virgen en su forma de veranear (ella que no es una joven sofá como dice el papa Francisco) el pasado 20 de julio en la capilla del Hogar de Madrid, fuimos enviados un grupo de seis universitarios y cruzados a la Misión Perú 2018.

Durante la celebración de envío que presidió el P. Miguel Ángel, y en la que nos acompañaron familiares y amigos, se nos recordó la centralidad de Cristo en la misión y la gracia de poder vivirla con generosidad, como nos insistió Javier Segura, director de la Milicia de Santa María.

La formación que recibimos para llegar a este momento de envío consistió en distintas actividades de carácter evangelizador, que trabajamos a lo largo del año. Además del campamento de Gredos y otras acciones que se enfocaron a la recaudación de ayudas económicas.

Como María se puso en camino para ayudar a su prima Isabel que era anciana y estaba necesitada de su cercanía, también nosotros, ligeros de equipaje, nos pusimos las zapatillas, las camisetas con el logo de la Milicia y el de la Misión Perú, y subimos al avión con destino a Lima y, seguidamente, a Arequipa, nuestro primer lugar de encuentro. Encuentro ante todo, porque este ha sido uno de nuestros grandes deseos, realizando todas las actividades unidos a los militantes de Perú.

El gran apoyo que hemos tenido en Perú han sido los cruzados, militantes y todo el Movimiento de Santa María de Arequipa y de Lima.

Coordinados por José Antonio Benito en Lima, y por José María Bellido en Arequipa, y otros miembros del Movimiento, hemos apoyado la pastoral universitaria, los círculos de formación y un campamento en el Valle del Colca (aprovechando sus vacaciones).

En Arequipa, además, visitamos y acompañamos a los niños huérfanos y desfavorecidos de uno de los Albergues de Circa, en el distrito de Pachacutec.

A la mitad del viaje nos trasladamos a San Ramón, donde el padre Alfonso Tapia nos esperaba con los brazos abiertos y con ganas de complicarle la vida, tal y como lo hicimos.

Durante una semana visitamos el pueblo del Naranjal, allí ayudamos en la reconstrucción de la nueva iglesia, visitamos a las familias y enfermos de la zona, hicimos un día la palabra, juegos y actividades con los niños. Finalmente, nuestra misión término de la mejor manera posible, el broche de oro lo pusieron los ejercicios espirituales de la mano del padre Alfonso.

Creo que la mejor manera de contar y ver lo que ha significado la misión para cada uno de nosotros, es con el testimonio de militantes tanto de España como de Perú, donde cuentan cómo Misión Perú 2018 ha significado un cambio para ellos.


El papa Francisco quiere y pide una Iglesia en salida, que haga lío. Personalmente me ha ayudado mucho esta Misión Perú a tener esta actitud. Me ha ayudado a desinstalarme, a salir de mi zona de confort, de mis propios esquemas y grupos de seguridad y adentrarme más en la zona de desarrollo personal. Doy gracias a Dios por ello y gracias también a todos los que me han acompañado en esta tarea, especialmente a los jóvenes españoles y peruanos, sin ellos nada hubiera sido igual, con ellos todo ha sido fácil y muy divertido.

Teodoro Oliva Heras (cruzado)

Perú para mí ha sido una actividad muy gratificante en todos los sentidos. Destaco el conocer a los militantes de Perú. Ver que hay muchachos al otro lado del mundo que viven el carisma del P. Morales. También destacar el poder conocer vidas entregadas en las que se ve literalmente el evangelio: «deja todo lo que tienes, ven y sígueme»; el padre Alfonso, niños de Circa, encuentros en la universidad San Agustín de Arequipa (UNSA), los cruzados…Y hablando de los cruzados, la figura de Vicente, no le conocimos en Perú, pero de alguna manera estuvo muy presente, pues cada persona que le conocía nos preguntaba por él y nos hablaba de él de una forma extraordinaria.

Jorge Ayuso (militante español)

Para mí la experiencia de Perú ha sido increíble. Ha marcado un antes y un después en la manera de ver las cosas. Lo que más me impresionó de Arequipa fue el albergue de Circa y todo el cariño que desprendían aquellos niños que, desde el primer momento, nos trataban como amiguitos o incluso como hermanos. Cuando fuimos a San Ramón, estuvimos, con el padre Alfonso, ayudando en un pueblo cercano a construir la iglesia, conocimos a la gente de allí, dónde y de qué vivían… Eso fue muy impactante, no tener nada y darlo todo. Lo que he recogido de ese viaje han sido los testimonios de las personas de allí y el ejemplo de vida que dan.

Andrés Lucero (militante español)

Misión Perú 2018, para mí fue una gran experiencia, aprendí mucho de los jóvenes de España y pudimos intercambiar experiencias de cómo es ser militantes en España, y su día a día como estudiantes. Fue muy provechoso personalmente y a nivel de Milicia.

Pasar un campamento, retiro, los círculos e ir a misa fue todo gratificante. Me hicieron ver también que puedo aprovechar muchas cosas que antes no aprovechaba.

Piero Javier (militante peruano)

Experiencia del campamento Colca 2018: Fue una experiencia única, puesto que nunca hice el papel de jefe de campamento, siempre he estado de jefe de escuadra, ello suponía mayor responsabilidad a la hora de las actividades, seguir mejorando para el próximo campamento. A raíz del campamento, ahora tenemos consolidado el grupo de juveniles de primero y segundo de secundaria. El hacer actividades conjuntas de militantes de España y Perú enriquece la Milicia de cara al futuro en el Perú, el hecho de que vengan militantes en misión ayuda bastante a los militantes en Perú, que es muy positivo.

Quiero terminar dando las gracias a toda la gente que ha hecho que este mes haya sido tan increíble, lleno de regalos y por hacernos ver que la Iglesia trabaja diariamente por llevar a Cristo a todos los rincones del mundo. Todo esto es posible gracias a la gente tan maravillosa que hay, empezando por Arequipa: la señora Lula, la señora Carmen (mamás del viaje) su marido Jesús y sus hijas encantadoras, militantes —desde el más grande al más pequeño—, grupo coloquio, David Trabuco (que hace una labor impresionante en Circa), y los cruzados John Carlo y José María Bellido; pasando por San Ramón, el padre Alfonso, el padre Alan, el nuevo padre José Antonio Melgar, la señora Alina, y su pequeño hijo Pepelucho y cómo no, a nuestra amigas misioneras españolas, Mónica e Irene . Gracias.

Ciro (militante peruano)