¡¡Ya está aquí, ya llegó la 2ª temporada del Musical CONTIGO!!

2
Musical Contigo en Caravaca
Musical Contigo en Caravaca

Por Michel Toraño

Cuatro de nosotros os contamos nuestras experiencias. Esta vez, 62 personas nos desplazamos desde Pamplona, Burgos, Madrid y Murcia con el musical Contigo.


Con motivo del Año Jubilar, Año Santo de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, celebrado en Caravaca de la Cruz (Murcia), invitados por la Delegación de enseñanza de la diócesis de Cartagena, el equipo del Musical Contigo se desplazó hasta este emblemático lugar de peregrinación, que le abrió sus puertas los días 30 de septiembre y 1 de octubre de 2017. Meses antes recibimos con agrado la noticia de la llegada del musical a Murcia, y nos pusimos manos a la obra para prepararlo todo. Fue entonces cuando el Delegado de Enseñanza de la Diócesis, D. Juan Carlos García, concretó el lugar para su representación: el teatro Thuillier de Caravaca.

Además de toda la complicada logística para este tipo de eventos, estábamos dispuestos a prestar una mano en lo que fuera necesario. Javier Fernández Lorca, director musical de la obra, ofreció a mi hija Irene un papel como niño en la escena de la canción de Enseñar al que no sabe; y a mi sobrina Sandra la posibilidad de hacer una coreografía durante la canción de Perdonaré. Toda la familia estaba dispuesta a participar en lo que fuera necesario.

Musical 02
Musical 02

Llegado el verano, durante las convivencias del Grupo Santa María en Lisboa, el representante de actores e intérpretes en el musical, Miguel Ángel Toraño, me ofrecía la oportunidad de actuar como «Carlos». Hasta entonces los murcianos no habíamos visto el musical. Teníamos a nuestra disposición el CD con las canciones y, desde la primavera, ya le habíamos dado la vuelta varias veces durante los trayectos de coche. Pero, a pesar de sabernos de memoria las canciones, aún no sabíamos nada de la historia que representaba el musical.

Yo esperaba con impaciencia sentarme en una cómoda butaca del teatro y disfrutar del espectáculo en familia, pero aquella propuesta cambió radicalmente mis planes. Yo sería «Carlos», el hermano perdido, el hijo pródigo a quien su padre espera cada día, especialmente durante la Navidad, cuando un plato representa la esperanza del regreso al calor del hogar. ¡Cuántas veces nos hemos sentido como Carlos! Como el hijo pródigo que desafía la autoridad paternal del padre, para hundirse en el abismo de su propio egoísmo hasta reconocer que es en ese Padre, al que ha despreciado, donde encuentra el amor, la misericordia, la razón de su existencia…

En fin, todo un reto en mis manos, una responsabilidad que se me antojaba difícil, haciéndome sentir indigno de ella. Pero al mismo tiempo, sentía curiosidad, muchas ganas y ansias por meterme en el papel.

El 16 de septiembre, a menos de quince días del estreno, hubo un ensayo en el Hogar de Écija. Allí descubrí lo que significa realmente Contigo. No es una obra teatral cualquiera, ni un musical más. Contigo es una gran familia. Padres, madres, abuelos, hijos, niños y adultos, todos con un objetivo común, cada cual con una función diferente. Mucho trabajo, sin apenas descanso, mezclado en un ambiente cálido, fraterno, alegre y cordial. Como en las mejores familias.

Me quedo con todo el cariño que desde ese día he recibido. Los consejos para interpretar mejor, las muestras de afecto (como si fuera un hermano más), los ánimos de unos para otros. Porque detrás de ese telón se encuentra el Espíritu Santo, que mueve los hilos y afina las voces, que nos hace sentir como instrumentos de su misericordia. Así nos lo hizo ver Javier Segura, director de escena, en su oración en el momento previo al estreno del sábado.

Aquel día de ensayo en Écija, recibí el regalo de visitar a Abelardo en su habitación de la residencia. Nos recibió con esa mirada sencilla, limpia como la de un bebé, propia de quien ya ha dejado sus manos vacías al padre misericordioso para que las colme de su amor. No pude contener la emoción cuando Michel Toraño entonaba esa misma canción, «Manos vacías», durante el musical compuesta años atrás, pero que reflejaba la actualidad vivida por el que durante muchos años ha sido nuestro guía, nuestro padre espiritual. Gracias al Espíritu Santo, seguimos recibiendo de él toda su espiritualidad. No hay más que verlo en este musical.

Y llegó el día, se encendieron los focos, sonó la música, se abrió el telón, el espectáculo iba a comenzar. Nervios e ilusión para grandes y pequeños. Mi hija Irene también se dejó llevar por ellos: Fue una experiencia muy chula. Antes y después del musical, siempre correteábamos por los pasillos y escaleras del teatro de planta en planta. Cuando comenzó el musical, vi a mis amigos y primos en el patio de butacas, y me encantó cómo actué y cómo actuaron los demás. ¡Ojalá lo hiciera otra vez! Cuando entré en el escenario me dio vergüenza al ver que todos me miraban, pero luego cantando y bailando se me pasó. ¡Fue el mejor fin de semana! Como decía, Contigo es una gran familia.

Entre bambalinas tuve tiempo de repasar el papel, pero sobre todo de rezar por los frutos de este modo de llevar el Evangelio y, en concreto, de las obras de misericordia hechas canciones. Tuve tiempo de reflexionar cada una de las letras, sobre todo el domingo, ya que me encontraba más relajado después de la actuación del sábado. Tiempo para reír con los personajes, llorar con el abuelo. Tiempo sobre todo para descubrir a Dios. El momento más entrañable para mí fue el de dirigirme desde el fondo del teatro hacia un escenario en cuyo centro me esperaba un árbol lleno de lazos blancos. Al llegar se fue poblando de mis hermanos y mi padre en la ficción. Pero el abrazo de mi amigo y compañero Miguel Ángel, así como el de Mari Carmen y Chema, mis hermanos en la ficción, no fueron abrazos fingidos. En ellos me descubrí como hijo pródigo que recibe del padre su misericordia. Gracias doy a Dios por haber inspirado a sus creadores esta obra llena de sensibilidad, sentido de Dios y hondura espiritual. Pido para que cuando llegue a los lugares que aún queda por interpretarse encuentre el calor que encontró entre las gentes de Murcia y Caravaca.

Adolfo Meseguer


Un curso más que empieza, y un nuevo sitio donde llevar el gran musical «Contigo». Esta vez tocaba Caravaca de la Cruz (Murcia), una gran desconocida para la mayoría, yo, por ejemplo, nunca había estado allí. He de reconocer, que a mí personalmente me daba muchísima pereza ir esta vez: un sitio algo lejos, comenzando con atascos, tener que volver a repasar todos los bailes ya fuera por cambios o porque no nos acordábamos de muchos, practicar de nuevo los cambios de escenarios, etc. Entre esos cambios de escenarios aparece y desaparece el famoso árbol de navidad, del cual soy la encargada. Parece una minucia dentro de lo que es todo el musical (y en realidad lo es), pero me ha traído discusiones, estrés y quejas; así que, en el último musical del curso pasado, prometí que no iba a volver a encargarme de él. Cuando en éste me tocó otra vez encargarme del dichoso árbol, me disponía a quejarme delante de dos personas, cuando una de ellas, el gran director musical, se adelantó y me dijo: «¡Qué bonito es ofrecerlo! ¿Verdad?». No hubo que decir nada más, de repente toda la pereza se disipó y volví a encontrar el sentido de ese fin de semana, la fuerza y las ganas para darlo todo. Ofrecer, ofrecer y ofrecer, ¿cómo podemos olvidarlo con lo importante que es?

Musical 03
Musical 03

El musical salió fenomenal, todos lo hicimos fenomenal, pero sin duda, la estrella fue el de siempre, sin duda, ese que está ahí arriba, que no nos abandona y no nos deja solos nunca. ¡Qué ensayo más horrible el del sábado por la mañana! Apenas unas horas antes del estreno en Caravaca nadie daba una nota, no sabíamos colocar los escenarios completamente bien, algunos pasos de baile se olvidaban… En fin, que no salía nada, no os lo podéis imaginar. Y de nuevo, Él. Apareció, como siempre que hacemos algo en Su nombre, vino en nuestra ayuda y salió un musical espectacular.

Pues eso amigos…, si no creemos en días así, ¿cuándo vamos a creer?

Belén Lucero, bailarina y encargada del árbol de Navidad


Hola, soy militante de Santa María y participo en el Musical Contigo. De todos ellos saco muchos aspectos positivos, pero hablaré sobre el de Murcia. En este musical hago hincapié en dos temas, la actuación y la convivencia.

La actuación me hace pasármelo bien y aprender diferentes cosas, como el actuar y bailar ante mucha gente, con lo que pierdo vergüenza, improvisar…

La convivencia que se genera en el ambiente del musical es genial, todos nos apoyamos y vamos a una dentro y fuera del Musical. Es como una familia. Te hace conocer mucha gente, y más en este caso en Murcia, ya que se ha incorporado gente nueva.

Allí en Murcia, concretamente en Caravaca de La Cruz donde estuvimos, hacíamos todo juntos. Fuimos a misa sábado y domingo todos juntos, y esos momentos dieron mucha unión. También tuvimos un tiempo de espera el sábado, antes de la cena, en el cual todos sin excepción nos pusimos a cantar animando a la gente que pasaba. Otra de las cosas que nos unieron, fue la puesta en común de las impresiones de este musical.

Sin duda el Musical me está aportando mucho y estoy muy agradecido de poder pertenecer a Él

Jorge Ayuso


Este fin de semana el musical «Contigo» ha actuado en Caravaca de la Cruz (Murcia). Como siempre ha sido una experiencia extraordinaria. Algo difícil de expresar teniendo en cuenta que Murcia es mi tierra y era para mí una actuación muy especial.

Hablar de este musical y de lo que significa para mí es en primer lugar:

Una forma de evangelizar, de mostrar a Dios desde otra perspectiva.

Hablar de este musical es fácil, pues tenemos muy claro para quién y por qué lo hacemos. Es un musical diferente a los demás pues está dedicado a Dios, y todos actuamos no para obtener ni fama ni prestigio sino que lo hacemos con la vista puesta en lo que más nos importa, DIOS. Por eso pienso que musicales hay muchos, pero ninguno como este. Y hay actores, cantantes, bailarines etc., que son muy buenos, pero ninguno mejor que nosotros. Solo puedo dar las gracias por llevar este mensaje tan importante a todo el mundo. Pero no solo está dedicado a los demás, sino que para cada uno de nosotros es una experiencia increíble. Por eso sólo puedo decir GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS.

Charo Mengual