Eduardo con el Dr. Montes y el P. Manso

Madrecita mía en la fe

Por Javier Laforet El hospital estaba silencioso. Había caído la tarde y la habitación iba quedando en penumbra. Sentado junto a la cama, miraba a...