Conocer a Cristo

28
– ¿De modo que te has convertido a Cristo?

– Sí.

– Entonces sabrás mucho sobre él. Dime: ¿En qué país nació?

– No lo sé.

– ¿A que edad murió?

– Tampoco lo sé.

– ¿Sabrás al menos cuantos sermones pronunció?

– Pues no… No lo sé.

– La verdad es que sabes muy poco para ser un hombre que dice haberse convertido a Cristo…

– Tienes toda la razón. Y yo mismo estoy avergonzado de lo poco que sé acerca de Él. Pero sí sé algo: Hace tres años, yo era un borracho. Estaba cargado de deudas. Mi familia se deshacía en pedazos. Mi mujer y mis hijos temían como un nublado mi vuelta a casa cada noche. Pero ahora he dejado la bebida; no tenemos deudas; nuestro hogar es un hogar feliz; mis hijos esperan ansiosamente mi vuelta a casa cada noche. Todo esto es lo que ha hecho Cristo por mí. ¡Y esto es lo que sé de Cristo! (Cfr. Jn. 9)
Anónimo
Artículo anteriorSantidad realista
Artículo siguienteLos santos, nuestros amigos