Vete a tu casa y anúnciales

40
blank
Portada Estar 284
Todavía no se les había quitado el susto. Los discípulos acababan de desembarcar con Jesús al otro lado de Galilea, cuando se les acercó corriendo y gritando un personaje con facha impresionante: no vestía ninguna ropa, se hería con piedras y vivía entre sepulcros. Muchos demonios anidaban en él.
Pero la ciudad cercana tampoco ganaba para sustos: tras un estruendo enorme, mezcla de gruñidos de puercos y chapuzones, los vecinos, extrañados, corrían a ver qué pasaba. Y en éstas se cruzan con un tercer grupo de aterrados: eran los porquerizos que mientras huían, referían a quienes iban atropellando que sus cerdos se habían lanzado despeñadero abajo y se habían ahogado…
Cuando los vecinos llegaron a la orilla vieron asombrados al endemoniado: estaba vestido, en su sano juicio, sentado a los pies de Jesús. Se daban cuenta de que aquel galileo le había expulsado los demonios, devolviéndole su dignidad… Pero en lugar de mostrar admiración y aprobación, rogaban a Jesús que se marchase de su comarca. Así que el Señor, sin haber alcanzado Gerasa, volvió a la barca… En la orilla quedaban el endemoniado curado, y más lejos, sus vecinos…
Y de pronto, el sanado pidió a Jesús ir con él… Pero Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: “Vete a casa con los tuyos y anúnciales lo que el Señor ha hecho contigo” (Mc 5,19). Termina el pasaje evangélico diciendo que proclamó por la Decápolis lo que Jesús había hecho con él, y que “todos se admiraban”.
Avanzamos veinte siglos y miramos a nuestro mundo. Muchos de nuestros ambientes (empresas, centros de estudio, medios de comunicación, parlamentos…) no difieren apenas de Gerasa. Siguen rogando a Jesús que se aleje. Prefieren vivir entre sus cerdos –con perdón– (léase estatus, costumbres, diversiones…), a que el Señor entre en sus planes. Jesús y sus representantes no son admitidos… ¿Qué hará Él entonces? ¡Enviará de nuevo a quienes ha curado y devuelto su dignidad! Éstos serán presencia clandestina del Señor en su ciudad. No les rechazarán, porque son de los suyos.
Ahí entramos tú y yo. ¡Cuántos de nuestros ambientes se cierran al Evangelio! Pero no a ti y a mí. Somos presencia clandestina de Jesucristo en sindicatos, centros de trabajo, comunidades de vecinos, agrupaciones profesionales, asociaciones de padres… Es nuestra grandeza como laicos. Somos puente: somos de Cristo y somos del mundo.
En estas páginas podrás asomarte a los testimonios de un buen puñado de laicos que siguen dando a conocer hoy cuanto Dios ha hecho con ellos: en casa, en el hospital, en el taxi, en la radio… Y es que los laicos –con palabras y hechos–, proclamamos por toda la ciudad la alegría del Evangelio. Y aunque no siempre lo veamos, como en la Decápolis entonces, “todos se admiran”.