El camino pastoral de la Iglesia en América Latina y del Caribe, la asamblea eclesial y el sínodo sobre la sinodalidad

24
Papa Francisco con Mons. Cabrejo
Papa Francisco con Mons. Cabrejo

Cuando estábamos elaborando la sección sobre la sinodalidad, recibió nuestra revista esta significativa carta desde la oficina de prensa de la Presidencia del CELAM con las fotos que la ilustran. Agradecemos el envío y nos sumamos a cuantos medios de comunicación vienen difundiendo tan importante documento.


Estimados hermanos y hermanas,

¿Vivimos un cambio de paradigma?

Muchas veces hemos escuchado la expresión «cambio de paradigma», con referencia a diversas realidades que muestran que «algo nuevo está naciendo». El proceso de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, iniciado el 24 de enero del 2021, y cuya visibilidad más pública tuvo lugar en el encuentro del 21 al 28 de noviembre pasados, bien puede considerarse como un proceso de cambio paradigmático.

Es legítimo preguntarnos si se trata de un «evento-proceso» histórico para la Iglesia. ¿Estaremos ante un punto de no retorno? La respuesta la encontraremos con el correr del tiempo, según los pasos que vayan dando las Conferencias Episcopales del Continente y otras instituciones eclesiales que están formando parte de este camino (CLAR, CARITAS/SELACC, CEAMA, OSLAM, ODUCAL,…)

Algo muy significativo a destacar es que en tiempos en los cuales la pandemia obligaba al encierro, provocaba el aislamiento, o podía llevar a la parálisis, la Iglesia católica en el continente se puso en marcha «en modo asamblea», buscando respuestas pastorales «a» la pandemia y «en medio de ella».

Contexto universal

Es fundamental tener presente, como contexto de la Iglesia universal el desarrollo de la eclesiología del Concilio Vaticano II, su incidencia en América Latina y el Caribe, y el propio magisterio petrino. Más allá de un lenguaje novedoso, el contenido de la «sinodalidad» está marcando a la Iglesia que se asume y presenta ella misma ante el mundo como pueblo de Dios enviado para anunciar a Jesucristo, salvador de la humanidad.

Simultáneamente son evidentes los vínculos de comunión episcopal en clave de eclesialidad que se encuentran en la base de la convocatoria al Sínodo 2021-2023 Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión. Desde el CELAM estamos en diálogo permanente con la Secretaría del Sínodo para coordinar los pasos de su realización.

Es necesario comprender que no hay superposición entre un proceso y otro. Ambos se complementan y enriquecen mutuamente:

a) La Asamblea Eclesial que surge como una necesidad de discernir, a la luz de la Conferencia General de Aparecida, los nuevos desafíos para la Iglesia en el Continente, con el horizonte del 2031 (Jubileo por los 500 años del Acontecimiento Guadalupano) y 2033 (Jubileo por los 2000 años de la Redención) y

b) El proceso sinodal que es un llamado a la Iglesia en todo el mundo a renovar «la comunión, participación y misión» y fortalecer la eclesiología del Concilio Vaticano II. Se trata de llevar adelante un «ejercicio sinodal».

Nos encontramos actualmente viviendo esta fase del proceso de la Asamblea Eclesial y a la vez estamos en camino al sínodo. En nuestras diócesis y países también vamos desarrollando procesos similares; pero lo común a todos es el espíritu y la práctica sinodal.

Somos una Iglesia con muchos ejercicios y experiencias sinodales, como lo mencionó el papa Francisco en su mensaje a los asambleístas.

Entendemos que la pastoral tiene una doble mirada: de cerca y de lejos, donde mirar lo concreto no impide la atención a lo más amplio, «el todo y la parte», nos dice el papa en Evangelii gaudium. Al mismo tiempo, atendemos nuestra diócesis, nuestro país, América Latina y el mundo. Estamos todos en una misma barca, nos insiste el santo padre, y todo está interconectado (Cfr. Laudato si´ n. 16).

Los desafíos pastorales

La Asamblea Eclesial en su discernimiento comunitario, presentó un elenco de 41 desafíos con sus respectivas 200 orientaciones pastorales[1].

La tarea actual, y hasta abril-mayo del 2022, consiste en tomar como punto de partida los desafíos y orientaciones pastorales, y a partir de allí elaborar una propuesta para el discernimiento de la Iglesia en el Continente. El equipo de Reflexión Teológico Pastoral del CELAM está recogiendo estos aportes para integrarlos en un mismo texto.

Hay que darnos el tiempo adecuado para este proceso. Como nos enseña el papa Francisco, «el tiempo es superior al espacio», principio que «permite trabajar a largo plazo, sin obsesionarse por resultados inmediatos» (EG 223). Oportunamente se presentarán las conclusiones y se dará inicio al tiempo necesario para su asimilación y también su implementación. Los desafíos nos impulsan a ser una Iglesia «en salida» que se proyecta siempre a estar en las periferias y asume la vida con fe y esperanza.

En este contexto hemos formado, para el trabajo a nivel continental, dos comisiones:

a. «Asamblea Eclesial, su implementación» y

b. «El CELAM en camino al sínodo»

Ambas comisiones están animadas por un pequeño grupo para la coordinación entre ambas.

Durante la presente Cuaresma les estamos ofreciendo un itinerario espiritual para ayudarnos a reflexionar en torno a nuestra conversión personal, comunitaria y pastoral en clave sinodal.

También deseamos invitarlos a un encuentro eclesial de América Latina y el Caribe previsto para el miércoles 30 de marzo en horas de la tarde, para renovar lo vivido en la Asamblea en un clima de oración y reflexión.

En el próximo mes de mayo se cumplirán los 15 años de la Conferencia General de Aparecida. Con esa ocasión volveremos a convocar a los asambleístas (esta vez por regiones) para encontrarnos y compartir con esperanza el camino que estamos recorriendo.

Además, como parte de este proceso, el CELAM celebrará en julio de 2022 una asamblea extraordinaria, para que los obispos con corazón de pastores podamos profundizar, y hacer nuestros, estos frutos junto a las orientaciones pastorales que buscarán iluminar los procesos, proyectos y planes pastorales de las comunidades.

Actualmente ya hay instancias pastorales en el Continente que están asumiendo estos desafíos de acuerdo con su realidad más cercana, y desde el CELAM los cuatro centros pastorales: el Centro de Gestión del Conocimiento, el Centro de Programas y Redes de Acción Pastoral, el Centro Bíblico teológico Pastoral (CEBITEPAL) y el Centro para la Comunicación, así como la CLAR, Cáritas/SELACC y otras instancias eclesiales están ofreciendo recursos para el camino. Todos estamos llamados a participar en el proceso.

En esta línea, el CELAM organizará un seminario sobre Identidad y Misión Pastoral, como espacio de reflexión para mirar el horizonte de la Iglesia a partir de su renovación y reestructuración y en clave sinodal. Todo esto en perspectiva de la realización de la fase continental del sínodo en 2023.

Ahora es el momento de evaluar esta rica experiencia y mejorar lo necesario. Los nuevos desafíos para la evangelización que debemos enfrentar como pueblo de Dios nos ponen en marcha.

La gozosa declaración del cardenal Pironio como venerable

Estimados hermanos y hermanas, les compartimos que hace pocos días el papa Francisco autorizó la declaración como venerable al cardenal Eduardo Francisco Pironio, que fue secretario general y presidente del CELAM. Recordemos un fragmento de uno de sus poemas:

A nuestra Señora de América: «Virgen de la esperanza, /madre de los pobres, / señora de los que peregrinan: óyenos./ Hoy te pedimos por América Latina, / continente que tú visitas con los pies descalzos./ […] / Somos el pueblo de Dios, en América Latina,/ somos la Iglesia que peregrina hacia la Pascua./ […] Que caminemos juntos con todos los hombres/ compartiendo sus angustias y esperanzas. Amén».

Renovemos en este santo tiempo de Cuaresma la pasión por Jesús y por su pueblo. El Señor nos bendiga y la Virgen nos colme de ternura.

Bogotá, D.C., 2 de marzo de 2022

Mons. Miguel Cabrejos Vidarte, OFM
Arzobispo de Trujillo, Perú
Presidente del CELAM

Card. Odilo Pedro Scherer
Arzobispo de São Paulo, Brasil
Primer Vicepresidente del CELAM

Card. Leopoldo José Brenes
Arzobispo de Managua, Nicaragua
Segundo Vicepresidente del CELAM

Mons. Rogelio Cabrera López
Arzobispo de Monterrey, México
Presidente del Comité de Asuntos Económicos

Mons. Jorge Eduardo Lozano
Arzobispo de San Juan de Cuyo, Argentina
Secretario General del CELAM


[1] También los asambleístas seleccionaron de los cuarenta y un desafíos, a doce como los más urgentes. Pero hay que recalcar que son cuarenta y un desafíos con sus respectivas orientaciones pastorales.

Artículo anteriorSinodalidad: caminar juntos
Artículo siguienteUn sínodo sobre el sínodo