El corazón de España: El Cerro de los Ángeles

12
Cerro de los Ángeles
Cerro de los Ángeles

Por P. Miguel Ángel Íñiguez (*)

Hay unidad en la diversidad cuando un mismo corazón impulsa toda la rica vitalidad de un pueblo. La variedad española de tierras y personas alcanza su plenitud cuando se agrupan en su centro; desde nuestro punto de vista: el Corazón de Jesús.

Por eso se dice que el centro de España es el Cerro de los Ángeles. Por su situación geográfica y por su significado espiritual. Sobre la explanada situada en la cima del cerro se encuentran la Ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, del siglo XIV, el Seminario Diocesano Nuestra Señora de los Apóstoles, lugar de formación para los sacerdotes de la diócesis de Getafe, un convento de Carmelitas Descalzas, fundado por santa Maravillas de Jesús, y el Monumento al Sagrado Corazón.

Hagamos un poco de historia. En España los orígenes de la devoción al Corazón de Jesús se sitúan en la década de 1729 a 1739, cuando un grupito de jóvenes estudiantes de teología en el Colegio de San Ambrosio, que la Compañía de Jesús tenía en Valladolid, entusiasmaron a sus contemporáneos con el amor al Corazón de Jesús. Los principales promotores fueron Agustín de Cardaveraz (1703-1770) y Bernardo de Hoyos (1711-1735).

Los dos jóvenes contagiaron la devoción a los Padres Pedro Calatayud (1689-1773), Juan de Loyola (1686-1762), Pedro de Peñalosa (1692-1772) y Francisco Javier Idiáquez (1711-1790). Ellos fueron los autores de los primeros tratados, en español, sobre la devoción al Corazón de Jesús.

En pocos años, el culto se extendió rápidamente. El pueblo lo aceptaba y muchos obispos lo favorecían. Las congregaciones y cofradías del Corazón de Jesús brotaron rápidamente a partir de 1733 y en poco más de tres décadas se multiplicaron de forma sorprendente.

A mediados del XVIII aparecieron las primeras imágenes del Corazón de Jesús, representado por un corazón aislado, conforme a las visiones de santa Margarita María Alacoque, con la llaga, las llamas y la corona de espinas rodeándolo.

En 1767, la expulsión de los jesuitas, y posteriormente en 1773 la supresión por el papa Clemente XIV, de la Compañía de Jesús, supusieron el colapso de la devoción que se retomaría durante la segunda mitad del XIX y la primera mitad del XX, alcanzando un gran éxito.

Fue el 30 de mayo de 1919 cuando el rey Alfonso XIII, en nombre del pueblo español, hizo lectura solemne de la oración mediante la cual se expresaba públicamente la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús:

España, pueblo de tu herencia y de tus predilecciones, se postra hoy reverente ante ese trono de tus bondades que para Ti se alza en el centro de la Península… Reinad en los corazones de los hombres, en el seno de los hogares, en la inteligencia de los sabios, en las aulas de las ciencias y de las letras y en nuestras leyes e instituciones patrias.

El monumento muestra al Corazón de Jesús con los brazos abiertos. Fue destruido en la guerra civil de 1936, y en 1944 se hizo una imagen de mayor tamaño. En la columna tiene inscrito «Reino en España» y en la base del monumento «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados».

En mayo del 2019 será el centenario de esta consagración, y por ello desde diciembre de 2018 hasta noviembre de 2019 se celebrarán actos para conmemorar este ofrecimiento impulsado por el rey Alfonso XIII.

Durante este tiempo se conmemorará el reconocimiento del honor debido al Corazón del Redentor, y también habrá actos de reparación por las ofensas de nuestros pecados y de todos los hombres, así como diversos actos de evangelización y culturales.

Asimismo, se pretende que el año del centenario sea respuesta al mandato del mismo Cristo que nos envía al mundo entero a evangelizar. Se busca, en la oportunidad que nos brinda el centenario, hacer realidad el deseo del papa Francisco en la carta remitida a la XXXVI asamblea general ordinaria del CELAM: Encender el deseo de quitarnos todo ropaje innecesario y volver a las raíces, a la actitud que plantó la fe en los comienzos de la Iglesia.

Volver a las raíces, sin complejos, con la ilusión y confianza de quien siente que tiene lo mejor y desea compartirlo.

Para llevar a todo el mundo este centenario se ha creado la web http://cerrodelosangeles.es/ a fin de informar y mantener vivo el año del centenario.

Y como la mejor forma de llegar a Jesús es por María, en el Cerro está la Ermita de Nuestra Señora de los Ángeles. Podemos admirar su imagen en una preciosa talla de madera de 1610.

Si la rica diversidad española se reagrupa en un centro: el Corazón de Jesús; se acoge a una madre: la Virgen; y unifica todos los corazones en un mismo amor, tendremos una gran patria generosa y misionera.

Cuando nos alejamos del centro, nos separamos de la madre, y el amor común se enfría con egoísmos regionales, la historia lo demuestra, España se desmorona, la fe se debilita. Pero el Corazón de Cristo vence todas las dificultades y enciende los corazones de los hombres.

(*) El P. Miguel Ángel Íñiguez Martínez es director espiritual del Seminario Nuestra Señora de los Apóstoles, en el Cerro de los Ángeles.