Ven y verás educación

6
Logotipo de Ven y Verás Educación
Logotipo de Ven y Verás Educación

Por Javier Segura Zariquiegui, presidente de Ven y Verás Educación

Cuando la llamada ley Celaá, que acabó cristalizando en la actual ley de educación LOMLOE, daba sus primeros pasos, muchos ciudadanos comenzaron a preocuparse. Siempre hay una especial batalla política y social cuando un Gobierno cambia una ley de educación, porque muchos aspectos en una sociedad dependen del modelo de educación que se plantee. Y la nueva ley de educación del Gobierno socialista, no iba a ser menos.

Saltaron las alarmas con aquella desafortunada frase de la ministra diciendo que «los hijos no son de los padres», que alertó a las familias, y que sus opositores cogieron como lema para a atacar la nueva ley. Y es que, aunque evidentemente los hijos no pertenecen a nadie, mucho menos son propiedad del Estado. El papel de la familia, como ámbito donde crece y se desarrolla la persona, parecía puesto en entredicho. Y con ello otros muchos aspectos, como la libre decisión de los padres para elegir el colegio que deseen para sus hijos, la prioridad o no de la escuela pública sobre la concertada, el deseo de acabar con los centros que ofreciesen educación diferenciada, la propuesta de terminar con el modelo de educación especial, el ataque a la clase de Religión, y de fondo, una ley con una gran carga ideológica acorde al modelo del partido en el Gobierno.

Ante esta situación surgió la asociación VEN Y VERÁS EDUCACIÓN, que quiso salir al paso de esta coyuntura. Para ello se promovieron diversas acciones para aunar fuerzas y unirse a otras instituciones que confluyesen en los mismos planteamientos educativos y sociales. Es de reseñar en este sentido la movilización que supuso la plataforma MÁS PLURALES, que unió a patronales, sindicatos, asociaciones de padres y diversas entidades sociales. Una gran movilización en plena pandemia que llevó las reivindicaciones a las redes, a las manifestaciones en coches por nuestras calles, y a las más imaginativas fórmulas para hacerle llegar al gobierno el malestar de una gran parte de la ciudadanía. Allí estuvimos nosotros también, como una pequeña voz que se unía a otras tantas.

Pero más allá de este tipo de acciones más reactivas, desde VEN Y VERÁS EDUCACIÓN hemos tenido claro que nuestra aportación ha de ser una propuesta educativa en positivo. El trabajo en esta línea ha sido importante en este tiempo. Muchas han sido las acciones puestas en marcha en estos años. Desde acciones culturales, como el «Concierto para alcanzar amor», hasta formativas, como la Escuela y la Cátedra Abilio de Gregorio, o destinadas a alumnos, como el proyecto «Viaje a Narnia», el musical «Skate Hero» o el proyecto «Raíces» de viajes por España y Europa para descubrir las raíces cristianas de nuestra cultura.

Queda mucho por hacer y estamos dando los primeros pasos solamente. Pero es verdad que ante los retos actuales es necesario hacer propuestas concretas e imaginativas. Nunca se ha conseguido nada por hablar mucho, criticar más y hacerlo desde el sillón de casa viendo una serie en la pantalla. VEN Y VERÁS EDUCACIÓN es simplemente eso, el deseo de quienes amamos la educación, de dar un paso adelante y ponernos a construir la mejor educación posible para nuestros hijos.

Artículo anteriorEl apostolado de la escucha
Artículo siguienteEspaña, sé tú misma, para rehacer Europa y el mundo