Los aportes de la Iglesia a la educación

Logros y proyectos

174
Fachada principal de la Universidad de Salamanca en España. Foto: Armando Oliveira.
Fachada de la Universidad de Salamanca.

El presidente de la Comisión Episcopal para la Educación y Cultura, Mons. Alfonso Carrasco, presentó el miércoles 15 de junio de 2022 el congreso La Iglesia en la Educación: Presencia y Compromiso. Este congreso tendrá su sesión final en febrero de 2024 y tiene como objetivo renovar la presencia y el compromiso de la Iglesia con la educación.

El ser humano necesita enseñanza y educación para ser humano, para vivir en sociedad, para relacionarse y, por eso, son los padres los primeros responsables e interesados de la educación de sus hijos; deben ser, pues, ellos los primeros protagonistas de esa educación.

La Iglesia colabora en la educación como parte esencial de su servicio a la sociedad y de su misión de evangelizar. Desde el medievo, la Iglesia ha creado centros para la transmisión de la cultura. Así lo hicieron las antiguas escuelas monásticas, desde el siglo V, con el fin de conservar y difundir los manuscritos de todo tipo de materias del saber humano.

Esas escuelas monásticas y las escuelas catedralicias darían origen a las primeras universidades en los siglos XI y XII. En España, en 1218 la escuela catedralicia de Salamanca se convierte en Universidad por edicto de Alfonso X el Sabio. Su aportación fue decisiva en el ámbito del derecho de gentes y en la comprensión de los derechos humanos.

Desde el siglo XVI fueron surgiendo también otras instituciones dedicadas a la educación no solo de quienes optaban por la vida religiosa, sino también de los laicos —hombres y mujeres— en la sociedad. Jesuitas, hermanos de La Salle, maristas, salesianos o las Hijas de la Caridad procuraban la formación elemental y la educación básica. Casi siempre, fueron los primeros lugares de formación que llegaban a las ciudades y los pueblos, mucho antes que las instituciones públicas organizaran los sistemas educativos.

Y si, además de la historia, miramos el presente y el futuro, en España hay más de 2 500 colegios de inspiración católica en los que se atienden 1 525 215 alumnos y trabajan 133 770 personas de los que 108 920 son docentes. Entre estos centros, la Iglesia sostiene 423 centros de educación especial que atienden a 40 118 alumnos. La actividad educativa supone un ahorro al Estado de 3 895 millones de euros.

Los centros educativos promovidos por órdenes y congregaciones religiosas, diócesis y otras instituciones eclesiales proponen un modo de ser persona que brota del evangelio y ayuda a formar ciudadanos libres (la verdad os hará libres), honrados (no robarás) y solidarios (amarás al prójimo como a ti mismo), elementos fundamentales de toda educación cívica y social.

Artículo anteriorLa vida de Nazaret
Artículo siguienteEducador cristiano: ¿cómo?