Nuestros héroes

Homenaje a las víctimas del terrorismo

10
Isabel Díaz Ayuso y Mari Mar Blanco
Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, y Mari Mar Blanco firmando la cesión de la batería de Miguel ángel Blanco a la Comunidad de Madrid para el Museo de Víctimas del Terrorismo.

Queríamos que la última representación del musical Skate Hero fuese especial. Después de tres años de gira por toda España y por Gran Bretaña, habíamos decidido que la última actuación fuese en Las Rozas de Madrid, ciudad en la que vivió Ignacio Echeverría y en la que residen en la actualidad sus padres, Joaquín y Ana. Allí comenzó todo y allí debía concluirse.

—Joaquín —me atreví a sugerir al padre de Ignacio— ¿sería posible pedir al Museo Memorial de Víctimas del Terrorismo que nos dejasen el monopatín de Ignacio, el que utilizó en el atentado?

—Pues se lo puedo solicitar, sí.

—¿Y tú crees que nos dejarían la batería que tocaba Miguel Ángel Blanco? —seguí insistiendo yo, sabiendo de lo complicado de mi petición—; sería fantástico hacer sonar esa batería en un acto en homenaje a todas las víctimas del terrorismo.

Así fue como comenzó todo. Lo que parecía imposible, al final fue real. Y en cuanto Joaquín se lo comentó a la Asociación Miguel Ángel Blanco, estos se entusiasmaron con la idea. No era la primera vez que desde Skate Hero rendíamos homenaje a las víctimas del terrorismo. El once de marzo tuvimos un memorable concierto en la Cubierta de Leganés en el que recordamos a todas las víctimas del terrorismo. No en vano Ignacio era una de ellas. Pero esta ocasión iba a ser especial. El que la batería de Miguel Ángel Blanco, asesinado tan cruelmente por ETA, volviese a sonar en un escenario después de veintisiete años de silencio hacía que el acontecimiento tuviese un acento especial.

Quizás por eso no me extrañó la implicación de la Comunidad de Madrid, especialmente en la persona de su Comisionada para Víctimas del Terrorismo, Rocío López, que facilitó todo para que esta representación tuviese el máximo eco posible. Fue ella la que movilizó a todo el mundo y nos puso a trabajar juntos. Y lo hizo hasta el máximo nivel posible.

—Javier —me dice un día por teléfono— la presidenta de la Comunidad quiere estar en la presentación del musical y apoyar el acto.

—¿Isabel Díaz Ayuso?

—Sí, estará en la rueda de prensa, y haremos, a la vez, la cesión de la batería de Miguel Ángel a la Comunidad de Madrid, ¿qué te parece?

¡Qué me iba a parecer! Con ese respaldo se montó en unos pocos días un emotivo acto en el que pudimos rendir un sentido homenaje a las víctimas del terrorismo, visibilizadas en la persona de Miguel Ángel Blanco y en Ignacio Echeverría. Allí estaban, como no podía ser de otra forma, Mari Mar Blanco, la hermana de Miguel Ángel, y Joaquín y Ana, los padres de Ignacio. Y compartiendo ese momento, en representación de todos los miembros del musical, me tocó estar a mí.

Sin duda estamos llamados todos a aportar en nuestra sociedad lo que podamos hacer para mejorarla. Las víctimas del terrorismo son un referente para todos nosotros. Nuestros héroes fue el nombre que se le dio al acto. Y en verdad es así. Con el compromiso social y político como el de Miguel Ángel —no era fácil ser político constitucionalista en aquellos años en el País Vasco— y desde la bondad y valentía de Ignacio luchando con su monopatín contra los terroristas yihadistas, estos dos jóvenes supieron mostrarnos un camino para construir un país mejor.

Ahora a nosotros nos toca seguir su ejemplo.

Artículo anteriorVida consagrada. Vidrieras en Zamora (y V)
Artículo siguienteEspaña en la encrucijada