¿A dónde vas de vacaciones?

Aula Tomas Morales edición XXIII

6

Por Pili Cortés

Finalizando el curso escolar, conversábamos en el café de media mañana entre compañeros. ¿Qué vas a hacer este verano? Una decía, yo me voy a Túnez; otra, nosotros nos haremos una travesía por los fiordos noruegos. ¡Qué planazo tan interesante, pensaba! ¿A quién no le agrada un viajecito de este tipo con su marido y sin que te moleste nadie?… Por dentro pensaba, madre mía, si les digo dónde iremos nosotros en esos días, ¿qué pensarán?

Una semana en un albergue en un pueblo de Ávila, con un montón de gente, un horario, muchísimos niños, charlas, servir y cuidar el comedor, rezar y hasta bailar y cantar delante de todos y a nuestra edad. ¿Pero a quién se le ocurre?

Pues sí. Ahora que nuestros hijos ya son más autónomos, que tienen sus planes de verano, que no nos necesitan como antes, podríamos hacernos un viajazo por el mundo o… hasta un curso de danza japonesa.

¿Entonces, cómo se nos ocurre, meternos en estos líos?

En primer lugar, porque, aunque hayamos hecho 25 años de casados y nuestros hijos nos necesitan menos, tenemos que seguir aprendiendo y formándonos. No seamos ingenuos.

En segundo lugar, porque vemos que hemos de dar gratis aquello que otros antes nos dieron a nosotros y tanto bien nos ha hecho.

En esta dinámica de darse, de convivir con familias, niños, consagrados, jóvenes…, pendientes unos de otros, en plena naturaleza, rezando, estudiando, cantando y bailando —si hace falta— Dios se derrama.

En esta edición nº XXIII del Aula Tomás Morales, el lema que nos ha servido de hilo conductor ha sido: Familia: santidad en lo cotidiano, desarrollado en varias ponencias, desde la vida y espiritualidad de santa Teresa de Lisieux, aprovechando este año la conmemoración del 150 aniversario de su nacimiento.

Estudiando a santa Teresa de Lisieux, no podía faltar un recuerdo muy especial a Abelardo de Armas y su espiritualidad de «Las manos vacías, subir bajando». Bienvenido Gazapo, tan conocedor de Abelardo, nos acercó de un modo formidable a su espiritualidad.

Este año ha resultado muy interesante que las ideas de la oración diaria desarrollaran distintos aspectos de la vida de la Virgen en su actitud de servicio en la visitación a Isabel. En plena campaña de la Visitación para el Movimiento de Santa María, la Virgen nos recuerda el estilo de vida de darse a los demás.

Singularmente, el Aula ha podido responder a las necesidades de cada grupo según las edades, adaptándose a cada uno: los más pequeños, los medianos, los adolescentes y los adultos. Cada uno, a su nivel, ha tenido formación, vida espiritual, convivencia.

Por otro lado, ayuda también juntarnos para la eucaristía, la comida, las veladas, algunas excursiones… Estar juntos mayores, medianos y pequeños, para rezar, comer, cantar y bailar. Cada uno como es y haciendo su papel, nos enriquece mucho a todos.

No te pierdas el Aula del año que viene, aunque también vayas a Túnez o a Noruega.

Artículo anteriorMis vivencias en el Movimiento de Santa María
Artículo siguienteLa movilización del laicado en extensión, profundidad y permanencia