¿No es este el hijo de José?

73
Sagrada Familia, Marko Rupnik, Colegio Stella Maris La Gavia (Madrid, 2019)
Sagrada Familia, Marko Rupnik, Colegio Stella Maris La Gavia (Madrid, 2019)

Cuatro veces en los evangelios se menciona a Jesús como el hijo de José. Así le conocían sus paisanos. Y, de hecho, Jesús debía parecerse a José; no ciertamente en sus rasgos genéticos, pero sí en su porte, en sus gestos, en sus modales. ¡A José y a María!

Recuerdo que cuando de pequeño iba al pueblo en verano, los mayores invariablemente me preguntaban: «¿tú de quién eres?». Y al nombrar a mis padres, cuando los reconocían «del pueblo de toda la vida», ya me acogían como a uno de los suyos.

Algo parecido le ocurriría a Jesús niño cuando recorría las aldeas de la comarca acompañando a José en el reparto de los encargos (el carpintero sería bien conocido, ya que su área de trabajo se extendía por la región). Tendría que escuchar muchas veces la pregunta: «¿tú de quién eres?». Y respondería: «Yo soy de José, el carpintero de Nazaret». Los paisanos asentirían y comentarían entre sí: «Pues sí, se le da un aire». Por ello, más adelante, al ver las maravillas de Jesús, los vecinos volvían a preguntarse: «¿No es este el hijo de José, el carpintero, el de Nazaret?» (cf. Lc 4,22).

Jesús aprendió de José no solo el oficio de carpintero, también sus actitudes y sus valores; más aún: su estilo educativo. José (con María) fue el primer educador de Jesús. Es una tarea grata recorrer el Evangelio buscando descubrir en las palabras y gestos de Jesús el estilo educativo de José.

José educaba desde la sencillez: desde su experiencia y aplicando también cuanto iba ocurriendo al hilo de la vida. En él pensaría Jesús cuando decía: «Un escriba que se ha hecho discípulo del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando de su tesoro lo nuevo y lo antiguo». (Mt 13,52). ¡Así hacía José!

José buscaba siempre el bien de Jesús, educaba en un clima de confianza. Jesús se acordaría de su padre cuando atestiguaba: «Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le dará una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, aun siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden!» (Mt 7,9-11). ¡Esa era precisamente la experiencia de Jesús!

El papa Francisco, en la carta sobre san José —Patris corde—, asegura, además: «Jesús vio la ternura de Dios en José». Y también: «Deseo imaginar que Jesús tomó de las actitudes de José el ejemplo para la parábola del hijo pródigo y el padre misericordioso (cf. Lc 15,11-32)». ¡La ternura y la misericordia, más que aprenderse, se contagian!

Ciertamente, la mejor manera de conocer a san José es intimar con Jesús, porque «el hombre en sus hijos se conoce», como decía fray Luis de León.

¿Y qué nos dice san José como educador, hoy, a nosotros? Como padre virginal, sigue educando hoy a su hijo en el Cuerpo Místico, que es la Iglesia, todos nosotros. ¡Acojámonos a su protección! Y encarnemos así su estilo educativo: eduquemos con el ejemplo más que con las palabras, en clima de confianza, desde la experiencia y al hilo de la vida, contagiando la ternura y la misericordia. Así, cuantos nos vean, reconocerán a Jesús, a José y a María y dirán: «se les da un aire», porque «el hombre en sus hijos se conoce…».

Artículo anteriorLa comunicación hoy, a examen de conciencia
Artículo siguienteNada ni nadie debe escapar al influjo del Evangelio