Inicio Autores Publicaciones por Bienvenido Gazapo

Bienvenido Gazapo

9 Publicaciones 0 COMENTARIOS
Hablar de la devoción de Abelardo de Armas al Corazón de Jesús es afirmar que toda su vida fue el testimonio de un amor grande y constante a Jesucristo. Dan crédito de ello sus Agua viva, sus cientos de...
¿Es usted de esa gente a la que nadie consulta? ¿No ha conseguido ser influencer ni asesor de alto standing ni coach? Entonces es de los que no cuentan. ¡Felicidades! Se abre para usted un horizonte maravilloso.
La revista Estar quiere homenajear a Abelardo de Armas, apóstol de la Misericordia, en el día de su cumpleaños, con esta separata donde se recogen los artículos que Bienvenido Gazapo ha ido publicando en Estar, desde febrero  a diciembre del 2016, año...
FLOR ESCONDIDA Cerramos estas reflexiones sobre el estilo de vida de Abelardo de Armas con un apunte sobre la aportación poética que hizo a su doctrina. En su personalidad se entrecruzaron dos componentes: su temperamento poético y su vocación educativa,...
Si encontré misericordia, fue para que Jesucristo demostrara en mí toda su paciencia. (1Tim 1, 16). Evocación agradecida de mis primeros Ejercicios Espirituales, dirigidos por Abelardo de Armas. 9 octubre de 1966. Una treintena de muchachos, la mayoría estudiantes de Magisterio suben tumultuosos...
Santidad educadora En números anteriores se ofrecían a nuestros lectores los dos grandes ejes que fundamentan la espiritualidad de Abelardo: el contemplativo y el educativo. Las “manos vacías” y el “Aula magna”, dos símbolos de un estilo de vida, indisolublemente...
EL AULA MAGNA En el número anterior afirmábamos que Abelardo fue ante todo un hombre de oración con un profundo conocimiento vivencial de Dios como Misericordia. Terminábamos la reflexión planteando una duda razonable: a la luz de sus escritos espirituales,...
Abelardo, guía espiritual Cuando Abelardo recibió la gracia de Duruelo, aquella mañana de febrero de 1981, estaba en su madurez humana y espiritual. Llevaba más de 15 años dando Ejercicios espirituales a jóvenes (dio a lo largo de su vida...
LAS MANOS VACÍAS Una gélida mañana de febrero de 1981. Un pequeño y pobre conventico perdido en el campo abulense. Cumplía Abelardo 51 años y, pese al frío glacial, eligió para celebrar su aniversario el rincón de Duruelo, un caserío...